PURO HÍGADO.

mayo 8, 2011

Tras un sufrido partido, LIHRFC navegan a contracorriente durante una buena parte del encuentro para, finalmente, emprender espectacular voltereta y reponerse de un marcador de uno a cero en contra y dejar los números en 2-1, obteniendo así su primer triunfo de la temporada en el torneo de fut7 de la FXF7.

Las anotaciones corrieron a cargo de Viernes “el chinguetas” Múgikov (que sigue siendo un jugadorazo, un crack, un mago del balón, etc.), quien dejó la defensa a cargo de sus compadres Pechisfredo Velázquez y Ayipei Figueroa para sumar hígado a la ofensiva reptante y volar por toda la estepa izquierda durante buena parte del partido para culminar su excelsa actuación con furibundo zurdazo que terminó por alojarse en las redes adversarias.

Al caer la primera anotación, Actavio el “Tanque Miloc” Pérez Costa interrumpió el original y divertido festejo del Pelón Mugikov y lo sacó del extasis de la anotación para decirle, con voz profética: Vente cabrón, vamos por el gane… Y así sería.

El segundo tanto, fue una auténtica obra de arte (o como dirían los sabios: Un remate artesanal) a cargo de Actavio Pérez Costa que con su tradicional instinto asesino pidió  que el tiro de esquina se lo colocaran a primer poste, para posteriormente, adelantarse a todos los defensas y propinar espectacular martillazo con giro de cuello (tipo el exorcista) e incrustar el esférico en el arco rival.

Destacada actuación colectiva de la escuadra gualdobrunobermellona que dejó el bofe en la cancha. Grandes atajadas de Cuchara el “Adrián Martínez” González, aunque a punto estuvo de meter en apuros a sus compañeros en dos ocasiones. La primera, al cometer pifia en saque de meta y brindarle una chulada de pase al delantero rival quien, gracias a la virgencita de Juquilita, traía la pólvora mojada y disparó de manera equivocada para enviar el balón a saque de meta. La segunda pifia, ocurrió cuando el Cucharas, fiel a su costumbre, se colocó tras la barrera en tiro libre y se vio imposibilitado de seguir la trayectoria del disparo y sólamente pudo ser salvado por la humanidad del Ayipei Figueroa quien (con su instinto de cancerbero) cubría el poste que originalmete debía cubrir el portero. Cabe mencionar que Cuchara realizó portentosa atajada tras venenoso disparo de media distancia y emprender espectacular vuelo para caer como costal de elotes y permanecer en el suelo durante 15 minutos buscando reponerse del tremendo costalazo.

La escuadra reptante estuvo entregada y briosa, durante todo el encuentro buscó atacar y horadar la puerta rival y, aunque se vio abajo del marcador, fue perseverante y paciente, lo que finalmente le dio resultado.

Así LIHRFC obtienen su primer triunfo y empiezan sus andadas en el amanecer del torneo de fut 7 del gigante de Xonaquita.

Anuncios

Olía a triunfo.

marzo 23, 2010

Xonaca olía atirunfo, Xilotzingo olía a triunfo, Irapuato olía a triunfo, Kuando Kubango olía a triunfo, El Alto olía a triunfo, Los Héroes 3 olía a tirunfo, la Loma olía a triunfo, Bashokortostán olía a triunfo, Xonacatepec y sus suburbios olían a tirunfo, Momoxpan olía a tirunfo, … Desde todas las latitudes y desde todos los lugares en los que reside el corazón de un Reptante, llegaban viajando por el cosmos enjundiosas pulsaciones que en sincronía iban aterrizando hasta inundar el gimnasio Gral. Raúl Velasco (sic). Los incansables guerreros hepáticos se postraban frente al cuadrilátero que custodia la legendaria cancha y en su vestidor oficial se enfundaban la Gualdobrunobermellón. Las nuevas contrataciones impacientábanse por empezar a rendir frutos y sus compañeros, sonrientes y algarabientos, infundían en ellos una dosis de paciencia combinada con el ímpetu que siempre ha palpitado en el Hígado de los Reptantes.

Al iniciar el partido aquellas pulsaciones cósmicas empezaron a introducirse en la escuadra Reptante. Con una alineación inusual empezaba el trepidante juego, todos se distribuían en la cancha, danzaban junto a su marcaje sin soltarlo en ninguna pieza de este baile de gala.

Sin embargo, los Leñeros Talamontes -escuadra rival- estaban dispuestos a marcar el ritmo de este encuentro y con una tercia de veloces atacantes buscaban poner en aprietos a sus oponentes, quienes -en buena medida-por los impulsos enviados desde tan diversos y distantes lugares, tomaban una fuerza sobrenatural que cimbró a todo el Valle de Cuetlaxcoapan y que les servía para resistir muchos de los primeros embates Leñeros.

De manera sorpresiva los Leñeros anotaron el primer gol del encuentro, sin que esto significara en ningún momento algún obstáculo para el galope que los briosos reptantes empezaban a emprender esta noche. Ni siquiera un segundo gol pudo contener la avalanchacósmicagualdobrunobermellona… los Hígados Reptantes aguntaban sin dejar de ser peligrosos.

Y apareció la magia conjugada con la maravillosa muralla defensiva, cayó el primer gol de los HRFC en maravillosa jugada de DiegoIbrahim Touré MoralesGonzález (el menor de la camada TouréMorales González) quien después de múltiples intentos y múltiples cañonazos sebos consiguió poner el tablero 2-1.

Con la moral por la mesósfera los HRFC iban al frente con magia y defendían con garra, mucha garra, garra, garra!! impidiendo y dificultando, desde este momento el accionar de su rival… Se vino un tercer gol Leñador para poner las cosas 3 por 1…

Desde la portería Hepática se coordinaba todo el accionar, Tanto Fresero Pérez como Cucharón González dirigían a sus cocancheros…mientras el partido se tornaba tenso, llegó una segunda anotación a cargo de Actavio Pérez Costa quien con su tradicional magia en las de galopar empujó la de bote muerto hasta la portería leñera poniendo el marcador 3-2…

La respuesta leñera se vino casi inmediatamente para poner los cartones 4-2 y la gloriosa fanaticada Reptante miraba expectante hacia la cancha pidiendo una nueva anotación higadil. Siguiendo la petición de sus hinchas, los Hígados anotaban un tercer gol, tras desenfrenado desborde por la banda izquierda y letal remate de tres dedos, vía Ernestgongk Rufai que sorpresívamente aún permanecía despierto…4-3.

Al terminar la primera parte, el marcador se encontraba ajustadísimo y el partido lucía muy parejo. Los pulsos cósmicos seguían sintiéndose en la cancha.

Iniciaba la segunda mitad, el agua renovó los bríos Reptantes y éstos, salieron recargados al terreno de juego. Una vorágine de pundonor, coraje y valentía empujaba desde lo más profundo a los Hígados que se convertían en un vendaval defensivo y ofensivo. La velocidad a la que jugaban ambas escuadras era inconmensurable al igual que el desgaste físico que experimentaban.

En un abrir y cerrar de ojos, y dadas las condiciones de aceleración en las que el partido se realizaba, cayeron varias anotaciones más (una de particular belleza conseguida por el Fresero Pérez tras enoooorme dribling al portero rival) para que los HRFC pudieran empatar el partido y posteriormente dieran una histórica voltereta al marcador que llegó a colocarse en un maravilloso 7-4.

Los leñeros Taladores, abrumados por la dinámica Hepática, comenzaron a soltar hachazos, machetazos y hasta arañazos, lo cuál encendió el órgano hepático de más de un Gualdobrunobermellón. Hacia el minuto incógnito, Viernes Mugikov se acercó a preguntar al árbitro el tiempo restante y éste, ante la ausencia de cronómetro y guiándose por la posición de las estrellas, diagnosticó que solo faltaban 3 minutos para concluir el encuentro. Viernes Múgikov, incansable guerrero trotamundos, ingresó de cambio por su compadre el Abuelognk Rufai.  Múgikov ingresó con la intención de disputar los últimos tres minutos indicados por el juez de la contienda. Al encabezar un prometedor contragolpe, el # 7 reptante encaró al central de los Talamontes- el más leñero de los Leñeros- y al hacer un portentoso regate, el defensa rival dirigió de manera súbita su pómulo hacia el codo de Viernes Múgikov… el árbitro al percatarse llegó y sin pensarlo cinco veces expuso senda tarjeta colorada a ambos jugadores y Múgikov se dirigió a la congeladora después de disputar 3 minutos de juego… El reglamento marcaba que deberían pasar dos minutos para que el jugador expulsado pudiera ser sustituido por algún compañero…los 2 minutos transcurrieron e ingresó Sam el Morsa Espinoza quien pudo jugar otros 5 minutos… en el lapso ocurrido entre la expulsión de Múgikov y el ingreso de Espinoza, habían pasado cono 57 minutos, lo que hizo pensar a los Reptantes que el cronómetro cósmico del Nazareno se encontraba ligéramente averiado… Lo cierto es que en este lapso de tiempo los Leñeros consiguieron 2 anotaciones más para poner el marcador en un emocionante 7-6!!!… el árbitro estaba a punto de silbar el final del encuentro, del botín derecho de algún leñador salió un disparo desesesperado que llevaba un misterioso rumbo, Cuchara González buscaba adivinar la ruta del esférico y emprendió portentoso vuelo digno del Huracán Ramírez… El arquero Reptante en su trayecto aéreo, pudo notar que el balón viajaba muy desviado del marco que defendía y que él viajaba muy desviado de la trayectoria del balón. En un gesto de juego limpio y caballerosidad y mostrando grandiosos reflejos, González estiraba los brazos en dirección opuesta a la ruta que su humanidad llevaba para que de cordial manera desviara el balón hacia su propia meta y sellara un justo empate!!!…. al terminar el encuentro y en conferencia de prensa, Cuchara González argumentó que en un gesto de juego limpio y ecuanimidad había decidido que lo justo era que el emocionante partido culminara en un empate… La Federación Canoense de Fut Sala, inmediatamente envió la nominación para que Cucharita González gane el trofeo Fer Plei de este año por el gran gesto que tuvo en este partido.

Los HRFC salían con una gran sonrisa hacia los vestidores y agradecían a sus hinchas el apoyo mostrado en este juego que significó además la ruptura de una añeja tradición perdedora y el primer punto obtenido en el trabajo de montaña.

pasito a pasito.

febrero 23, 2010

El gigante de Xonaquita despertaba nuevamente, poco a poco; las candilejas del coloso se iban iluminando una a una. Los guerreros que estaban a punto de ingresar a dejar el bofe en el empastado de caucho aguardaban en las penumbras a que las puertas se abrieran. A unos metros, el guardián del hogar hepático hacía los últimos preparativos para que la cancha y el graderío estuvieran listos. Se abrieron las puertas, los equipos ingresaron y se dispusieron a enfundarse la respectiva camiseta. Una bella fría noche volvía a traer buenos presagios para los hijos pródigos del Gigante de Xonaquita.
Las acciones  arrancaron en punto de las 8 33 P.M., en el campo estaban dos escuadras dispuestas a buscar el triunfo a muerte. Por un lado los Tlachiqueros de Chicomoxtoc y por el otro los enoooooooooooormes HRFC. En disputa estaban, entre otas cosas, un odre de tlapehue y el honor futbolístico.
Mientras los visitantes buscaban desde el comienzo arrasar con ataques veloces, audaces y furtivos, los Hígados aguardaban pacientes, serenos, sonrientes en su mitad de cancha. El ritmo particular con el que los HRFC entienden el futbol parecía desconcertar a un rival cuyo promedio de edad era de aproximadamente 5 años menos que el de los gualdobrunobermellón.  Con mucha personalidad los reptantes empezaron a despojar del balón a su adversario y fueron moviéndolo de un lado a otro. Cuchara González comandaba el inicio de muchas acciones. Los Reptantes buscaban múltiples variantes, salida desde su área con balón controlado, desbordes laterales de distintas velocidades y emprendidos por jugadores de los más variados tonelajes, paredes precisas y otras no tanto, kilométricos pases milimétricos, era una fiesta, un ir y venir de una bellísima cadencia que hacía pensar que los Hígados habían sido poseídos por los mimsmísimos Huehues de Xonaca. Poco a poco los tlachiqueros fueron entrando en un hipnótico letargo, de esta manera los goles empezaron a caer de a uno en uno. Hubieron de todos los sabores: de cabecita, de pared, de media distancia, de lámina, de churro, etc, etc, etc. El marcador se fue haciendo cada vez más abultado hasta llegar a un total de 8 tantos para los reptantes. Los Tlachiqueros, escuadra de pundonor, intentó muchas cosas pero no les alcanzarían, aún así obtendrían un par de buenas anotaciones. Para infortuna de los de Chicomoxtoc,  estaba dispuesto por la cosmogonía del barrrio, que esta noche sería para los Reptantes.

El trepidante partido cerraba la semana de Carnaval en Xonaca y los HRFC llegaron a su casa a hacer respetar esta ancestral tradición del barrio que supo adoptarlos.

Anoche los HRFC hicieron la hombrada durante 15 minutos. Enfrente tenían a un equipo muy fuerte, rápido, que conoce la cancha y domina las particularidades del fut sala. Los Hepáticos se plantaron estóicos, presentando una ferrea estrategia defensiva. La quinteta reptante estuvo arriba del marcador durante más de 10 minutos y llegó a estar 2 tantos arriba. Sus adversarios por momentos desesperaban y se notaban desconcertados. Lamentablemente la escuadra Hepática sólo presentó 6 jugadores y el cansancio -implacable compañero de cancha- se manifestó . A lo anteriormente mencionado se sumó un error, colosal y vergonzoso, que Viernes Mugikov cometió y algunos otros descuidos que se tradujeron en un nuevo descalabro para los HRFC. Los Hepáticos siguen padeciendo la falta de gol, aunque anoche el Botas se despachó con tres, lo cuál es un buen augurio. En la rueda de prensa organizada al final del partido, los valientes jugadores que acudieron al encuentro manifestaron unánimemente el siguiente argumento: “Los Hígados jamás pretextan una derrota!!!!! seguiremos echando lámina y expulsando bofe. Las victorias vendrán en su momento. Al fin que estamos agarrando haaaaaarta condición. El empuje nunca desaparecerá, nos cae que ay la llevamos!!!”. Sin embargo, algunos jugadores admitieron, que dentro dentro de sus cabezas se escuchaba un susurro que decía: ¿Dónde están los demás compas? (algunas ausencias estaban justificadas) y dentro de alguno más sonaba un tremendo alarido que decía: ¿Dónde estás queridísimo Montooooyaaaaaaa?.

LOS HÍGADOS TAMBIÉN LLORAN

diciembre 11, 2009

Todos, todos estaban listos para entregarse una vez más: la afición, el cuerpo técnico, los Jugadores…todos estaban listos. La noche se había abierto paso y los HRFC se presentaron a una nueva cita con el destino.

El ánimo de una temporada intensa, peleada, victoriosa impulsaba al caballo Bruno de la competencia. Enfrente estaba Puebla 80, el equipo que venía con los mejores números del torneo, eso no fue motivo para intimidar a los hepáticos pues  venían con el ímpetu a tope y motivados por una campaña plagada de hazañas y escenas históricas.

Sin embargo acá comenzaba un nuevo torneo, un borrón y cuenta nueva, y los Reptantes se sentían motivados, amalgamados, seguros y, sobre todo, alegres por tener una nueva oportunidad de compartir la cancha.

La afición nuevamente se había volcado al Gigante de Xonaquita a alentar a los Gualdobrunobermellón. Los cánticos, los pompones, las sonrisas y la fraternidad higadil llenaban de alegría la tribuna.

Comenzaba el partido de los cuartos de final, un boleto para la siguiente ronda estaba en juego. Desde iniciado la contienda, los Hígados arrancaron con la estrategia que tanto les ha funcionado y el juego fue equilibrado durante varios minutos, inclusive los HRFC tuvieron algunas oportunidades para irse arriba del marcador.

Alrededor del minuto 13 de la primera mitad, una falta en los límites del área reptante fue marcada por el árbitro, éste a su vez indicó a la barrera que caminara hacia atrás. De repente un avispado jugador de Puebla 80 tomó el balón y, mientras el árbitro hacía recular a la barrera, envió mortífero uñazo que fue a incrustarse en la portería hepática sin que Cuchara González pudiera evitarlo. Sorprendentemente el árbitro señalaba el círculo central indicando que el gol había sido válido. Los HRFC se acercaron a pedir una explicación pues lo que había ocurrido era reglamentariamente inadecuado. El juez no quiso dar explicación alguna asumiendo una postura tiránica y abusivamente autoritaria.  Gol de Puebla 80 que ponía el marcador 1-0

Los HRFC se dispusieron a reanudar el encuentro pero les habían inflingido un terrible gancho al hígado que le volteó el cuajo a más de uno. Aún al borde del KO los reptantes volvieron a echar pa´lante con gran garra y gran espíritu. La esperanza por conseguir el triunfo esa noche jamás desapareció, desafortunadamente a raíz del primer gol de Puebla 80 los Hígados no pudieron volver a conectarse, algo raro ocurría en la cancha en el momento menos indicado del torneo, el coraje hepático no desapareció ni un solo momento pero futbolísticamente los Hígados no andaban como en el resto de los encuentros anteriores.

Los Hígados intentaron de todo: Centros, desbordes, tiros de media distancia, cambio de planteamiento táctico, rotación de posiciones, etc. pero esa noche nada terminaba de cuajar, las cosas no estaban saliendo como todos esperaban.

El partido transcurrió en esa dinámica, los HRFC dejaban la vida en el campo segundo a segundo, las últimas gotas de sudor de la temporada recorrían por el rostro de todos y el partido, junto con la temporada, llegaba a su fin. Los Hepáticos habían sufrido una dura derrota.

El equipo visitante salía de la cancha disfrutando y celebrando una victoria bien obtenida. Los HRFC sufrían un amargo tropiezo y la Hinchada aguardaba silenciosa y melancólica en la tribuna. Durante algunos minutos el ambiente fue frío y silencioso, algunos jugadores se hallaban al borde de las lágimas y unos cuantos  alcanzaban a esbozar- a modo de agradecimiento- una sonrisa a la gran hinchada hepática .

Sí, el torneo había terminado. El caballo bruno dejaba de galopar en el cesped del Gigante de Xonaquita. Las banderas gualdasbrunasbermellonas debían dejar de izar esta temporada. La aventura de este año había llegado a su fin.

Pero los Hígados son un equipo que nació grande, soñador…un equipo con espíritu, con alegría por jugar, con garra, con hígado y sobre todo… UN EQUIPO CON UN AUTÉNTICO AMOR A LA CAMISETA.

Los HRFC salieron del estadio esperando la nueva temporada, creando en su imaginación nuevas historias futbolísticas, nuevas hazañas, nuevas alegrías. Este capítulo se cerraba pero era el prefacio de una nueva aventura.

Sí, acá estaremos una y otra y otra vez. Acá estaremos la próxima temporada! Gracias Hígados por este gran torneo, las historias no terminan aquí.

Vinieron como Carniceros!!!

diciembre 2, 2009

El Gigante de Xonaquita abría las puertas a los gualdobrunobermellón para el último llamado dentro de la fase regular del torneo Viva Lupita!! 2009. El partido a jugarse sería Hígados Reptantes Futbol Club versus Amri de Zongolica (sic). Los pronósticos para este encuentro eran reservados, pero los integrantes hepáticos, habían estado vislumbrando una jornada heróica desde varios días atrás. El sueño de la calificación estaba a la mano, a 50 minutos y los HRFC estaban dispuestos a dejar todo en el empastado de caucho para conseguirlo.

El árbitro dio el ocarinazo inicial, las estampas imaginarias creadas por cada jugador Hepático el fin de semana empezaron a volverse tangibles. Un poderosísimo despliegue defensivo se ejecutó desde el primer segundo de juego, las marcas se ejecutaban de manera exacta y sincronizada. Los Zongoliqueños parecían- y creían- tener el control del partido, sus llegadas eran más constantes, sin embargo no pudieron leer que estaban siendo víctimas de una mortífera estrategia.

La mediacancha y la defensiva hepática se plantó estóicamente en el terreno de juego mientras la delantera oscilaba silenciosamente en la punta  esperando dar su primer zarpazo. Uno a uno, los avances de Amri eran cortados tajantemente por los Reptantes, dentro de la cancha se dejaban oir estridentes gritos como: No los dejen respirar!!, que no piensen!!, todos con su marca!!, etc. etc, etc. y éstos hicieron tremendo eco en el psique de los gualdobrunomermellón que poco a poco se fueron convirtiendo en auténticos depredadores al acecho de su presa.

Corría aproximadamente la mitad de la primera mitad del partido cuando un balón salió rebotando hacia Chango Morales, éste esperó el rebote unos pasos adelante del círculo central, se encomendó a la virgencita de Juquila y conectó -justo cuando el balón se ubicaba a 7.3 cms del piso- tremendo zapatazo que de inmediato salió con una fascinante trayectoria rumbo a la portería contraria; el balón subió, hizo una curva, bajó estrepitosamente y finalmente se alojó en la esquina superior derecha de la meta de Amri. Ante tan sublime acontecimiento, Changalán Morales  se petrificó durante unos segundos, fue hasta que el equipo y la tribuna corearon al unísono Gooooool! que Chango salió de su lapsus para volver a la realidad y levantar tímidamente los brazos en señal de festejo!!. En las gradas no se hizo esperar la celebración…Chango había anotado, el que probablemente sea, el gol más bello de su vida, había que celebrarlo, gritarlo, guardarlo en la memoria. Los HRFC se ponían adelante del marcador, 1-0 indicaba la pizarra del Gigante de Xonaquita.

Después de la primera anotación Amri empezó a emitir nuevos avances, su accionar se empezaba a tornar desordenado y falto de ideas, y por si fuera poco los Reptantes se multiplicaban por toda la zona defensiva, escalonándose, haciendo coberturas y deteniendo ferozmente la gran mayoría de las jugadas ofensivas de Amri de Zongolica. A estas alturas del partido, el árbitro empezaba a incurrir en marcaciones dudosas y ciertamente tendenciosas que favorecían a Amri. Eso no importó a los HRFC pues siguieron fieles a su recientemente adquirida tradición del necaxeo y continuaron con el ímpetu intacto.

la primera mitad finalizó con el marcador 1-0 y durante el entretiempo se realizó el torneo de penales. El marcador dentro de la ronda penalesca fue de 4-4.

En el vestidor los HRFC intercambiaban impresiones sobre el encuentro, se autoalentaban, compartían puntos de vista y opiniones sobre la estrategia. El medio tiempo sirvió también para que los Hígados pudieran imaginar nuevamente como terminaría la jornada, la hazaña se veía cada vez más cercana. Después de humedecer el buche, los Gualdobrunomermellón regresaron al campo.

Iniciaba la segunda parte del encuentro y el cuadro Higadil volvía a imponer su juego, la deseperación rondaba ya por las cabezas de varios Amris, fue entonces que el juez del encuentro comenzó su espectáculo, marcando faltas inexistentes, sacando tarjetas amarillas al por mayor, inclinando la balanza a favor de los visitantes pero ya nada detendría a los Hígados.

El partido seguía siendo trepidante, la tensión del encuentro provocaba que la hinchada Reptante vibrara intensamente en la grada pero de manera silenciosa. algunos gritos de la afición visitante increpaban el estilo de juego y la fuerza con la que disputaba los balones el cuadro Hepático, su molestia llegó a tal grado que llegaron a catalogar a los jugadores amarilloprietocolorados como leñeros, cargadores y algunos otros oficios reconocidos por su sutileza. Pero nuevamente el espíritu Reptante permaneció incólume.

Se venía un nuevo ataque de Amri de Zongolica, intentaban salir tocando, el balón fue cedido al lateral derecho y éste trató desahogar por el centro…un toque mal dado,  fue a parar a las piernas de “fresero” Pérez, quien a su vez recibió gustoso el regalo y agradeció conduciendo el esférico vertiginosamente hasta el área rival, la persecución del oponente no se hizo esperar, pero ya nada dentendría al Fresero. Pérez se perfiló, observó la ubicación del portero y conectó implacable zurdazo colocado hacia donde el portero había dejado descubierta su meta. gooooooooooooool hepático!…Y la hazaña estaba aún más cerca.

Aproximadamente a la mitad de la segunda mitad, una desafortunada jugada defensiva de Ernestgongk Rufai fue aprovechada por un jugador de Amri para ejecutar tremendo clavado -digno de Grag Louganis- que el árbitro consideró como penal y que además le valió la segunda amarilla a Ernestgongk. Los Hígados quedaban en inferioridad numérica pero permanecían en superioridad anímica. El penal fue bien ejecutado y el marcador quedaba en un ajustado 2-1. Lo mejor estaba por venir.

El partido brindado hasta estos momentos por los HRFC cobraba ya tintes heróicos, sin embargo lo que vendría después sería, además de heróico, apoteósico. Tener un hombre menos, no amedrentó a los Hepáticos en ningún momento. La sinfonía defensiva se volvió aún más exquisita, precisa, armoniosa y admirable. Las notas de dicha pieza fueron ejecutadas magistralmente por todos y cada uno de los jugadores que ingresaban al campo y el cerco levantado se volvió totalmente infranqueable. Amri ya no podía, el entusiasmo y las ganas de anotar no les iban a bastar, la ayuda del árbitro tampoco les alcanzaría, los 10 minutos que el árbitro agregó injustamente tampoco les valdrían de nada. El reloj siguió su curso y finalmente el se decretó el final del partido.

Las imágenes se habían vuelto de a devis!!! el Hígado había cobrado venganza tal como lo había anunciado algún sabio profeta gualdobrunobermellón.

Se ganaban los tres puntos, se derrotaba a Amri  y se conseguía la calificación a la fase final. El partidazo finalizaba para  inmediatamente pasar a la historia como uno de los más memorables de los HRFC. La inolvidable  jornada quedará ahí para la posteridad y para las generaciones Reptantes que vendrán.

Nota: Durante la madrugada a la oficina de los HRFC llegaron algunos faxes de felicitación por parte de Fabio Capello, Mario Carrillo, Raúl Arias, la Federación Italiana de Futbol, La federación Paraguaya de Futbol, Carlos Bilardo, entre otros, que se encontraban conmovidos por lo que los HRFC habían hecho la noche anterior.

Fueron 4

diciembre 1, 2009

La noche era frìa fría pero el Gigante de Xonaquita ebullía y se encontraba listo como siempre para recibir a su equipo. La cancha se iba iluminando, los Hìgados llegaban de uno en uno, la grada se fue poblando y el ambiente empezaba a llenarse de la alegrìa y la camaradería de la gualdobrunobermellón. Los Hígados Reptantes venían nuevamente a luchar por un buen resultado. Las miradas de los jugadores reflejaban el deseo por seguir con paso triunfal para colarse a la gran fiesta. Faltaban dos aduanas màs y la primera estaba a punto de comenzar.

La escuadra visitante (Inter de Milán) tenía un retraso en su vuelo y no arribaba puntualmente al Gigante de Xonaquita, parecía que los HRFC se alzarían con una molesta victoria por default. Justo cuando estaba por terminar el tiempo de tolerancia, apareció en estacionamiento del estadio-como un bòlido- una camioneta, tipo lechero, que transportaba al equipo visitante. Finalmente se presentaron todos los jugadores y el duelo comenzó. De inmediato los HRFC se lanzaron en búsqueda del triunfo, la alineación presentada reflejaba la intención de no perder los puntos en disputa. Poco a poco la septena hepática comenzó a tomar el control del partido. La pelota recorría toda la cancha en un cadencioso idayvuelta, los desbordes del fresero Pérez empezaban a aparecer, la Magia del “Miloc” Pérez propiciaba una maravillosa circulación del balón, el Turbina Urbineshko dirigía miradas furtivas a la portería contraria, a manera de aviso para el meta y como un preludio de lo que el bielorruso haría en el terreno de juego; Chango González se plantaba firmemente como escudo de poder y detenía todo, Botas Rosas deambulaba por el campo a la velocidad de la luz, no paraba bien la bola en varias ocasiones pero corría, corría, corría, corría, corría; Aarón Aguilar como siempre ofrecía el Hígado en cada balón disputado y buscaba la anhelada anotación; Samuel Cabeceaba y sacudía su bigote en cada tapòn, en cada desborde y en cada despeje, disputaba la esférica con una seguridad poco suscitada en él, y en la retaguardia Reptante se levantaba nuevamente una muralla impenetrable conformada por “Donovan Calderón”, Viernes “el alopèsico” Múgicov y Cuchara González. 

En la cancha empezaba a verse un solo equipo. Los goles fueron llegando poco a poco, uno a uno, hasta completar un total de 4 chicharros. La nota la dio Actavio Pérez que obtuvo su primera anotación del torneo en jugada gratamente laminera en la que, haciendo uso de sus virtudes físicas, arrasó con cuanto rival se cruzaba por su camino, incluyendo al portero, para que una vez derribada a toda la defensa mediante la técnica del “Nalgazo” , quedara solo frente a la portería para culminar la sublime obra que el mismo había esculpido. La fanaticada estalló en júbilo tras la anotación de Perez Costa pues era bien sabido que él había sido un importante aporte en los partidos en los que se había presentado y que ciertamente merecía una anotación desde algunos encuentros anteriores. El resto de las anotaciones fueron conseguidas por Eusebio Urbineschko que estuvo covertido en un auténtico torbellino y nuevamente arrasó al oponente con su poderosa pierna derecha. Habían dos ausencias importantes en el equipo Reptante, sin embargo las pulsaciones còsmicas enviadas desde San josé del Pacífico eran recibidas por los Hígados en el terreno de juego y las ausencias fueron más leves.

La grada se inundó de alegría durante todo el partido pues los HRFC jugaron con una sincronía majestuosa. Los cànticos retumbaban en los pilares de la tribuna y hay quienes dicen que podían ser escuchados hasta Castillotla, cosa que a nadie sorprende pues en la cancha la escuadra Higadil iba de lo sublime a lo majestuoso en cada jugada. Gran sincronía, gran concentración, gran alegría por jugar y gran amor por la playera volvieron a manifestar todos los jugadores. en cada jugada, en cada balón disputado, en cada atajada, en cada tiro-desviado o acertado- desde el campo se esparcía la locura hacia el gradería. El guaaaaaaaldobrunomermeeeeello-ón retumbaba constantemente y estremecìa los hígados de los Hígados.

Esta fue una noche de fiesta, una noche que los Hígados sabían que podían aprovechar para asomarse hacia la gloria y siplemente lo hicieron.

El Gigante de Xonaquita y sus Dioses guardianes volvieron a custodiar a la septena Reptante!!!

Chealse pisó por segunda ocasión la Casa Hepática con todo el arsenal listo para hacerle pasar una mala noche y alejar de la clasificación a los Hígados Reptantes FC. El partido dio inicio cuando apenas pasaban las nueve de la noche y de inmediato la septena hepática desplegó su poderío defensivo -entiéndase necaxeo- , manifestando un gran orden táctico, una gran concentración y muchísima decisión para disputar todos los balones. El equipo tuvo que multiplicarse desde el primer minuto para disimular las ausencias de sus heraldos sicotrópicos y poco a poco fue logrando que Chealse cayera en su juego. El primer gol del encuentro corrió por cuenta de los HRFC y se derivó de una jugada extraña (por no decir churrera),  que culminó en gol tras una serie de empujones y desconcentraciones entre la defensiva Chealsesca.

Después de la anotación higadil, la escuadra azul volvió a lanzarse al ataque en búsqueda del empate. Los visitantes parecían superar a los gualdobrunobermellón en velocidad y técnica, pero éstos supieron perfectamente neutralizar  esta circunstancia a base de pundonor, garra e Hígado. Hacia el minuto 15 de la primera parte hizo su debut la nueva contratación hepática:  “la Turbina” Urbineschko quien buscó de inmediato sumarse al destacado esfuerzo que todos sus compañeros estaban brindando.

Los HRFC seguían firmes con su estrategia, pero la incisiva delantera de Chealse aprovechó los dos únicos descuidos que tuvo la zaga hepática para clavar 2 anotaciones y ponerse arriba del marcador. Al terminar el primer tiempo, los hígados marcharon hacia los vestidores para echarse unos traguitos de agua y para buscar reorganizarse. El descanso sirvió una vez más para que los HRFC incrementaran su Ki y regresaran al campo dispuestos a sacar el resultado.

Transcurrieron varios minutos del segundo tiempo en los que el partido se tornaba cerrado y muy parejo, afortunadamente los hígados empezaron a mostrar mejoría a la ofensiva y fue hacia el minuto 7 del segundo tiempo que el refuerzo bielorruso de los Hepáticos hizo su primer anotación gracias a un centro lanzado por el lado izquierdo (creo que en corner) y que Urbineschko resolvió con magistral definición de taquito y trenza (como que se le enredaron las panteras), Goooooolazo al final de cuentas. la afición higadil explotó en la tribuna y vitoreaba al recién llegado!!! el empate hacía justicia al partido que estaban desempeñando los Reptantes. Pocos minutos pasaron y tras una nueva oleada ofensiva de Chealse, cayó una tercera anotación tras un gran pase elevado y al espacio que algún azul remató para doblegar a Cucharita González y poner las cosas 3-2.  Los HRFC tenían nuevamente que navegar contra corriente y empezaban a jugar una vez más con el tiempo como rival, mas eso no amilanó por ningún momento a la Gualdobrunobermellón que siguió lanzando embestidas coléricas contra los azules. El partido se tornó en un espectacular ida y vuelta que provocaba que todos los aficionados se postraran al filo de su butaca. El tiempo se agotaba nuevamente, por la cabeza de cada Hígado pasaba aquel recuerdo del heróico empate a 4 contra el mismo rival, corrían los últimos 46 segundos de acción cuando Chealse cometió una falta justo al centro del campo. Viernes Mugikov se perfilaba para disparar, cuando de entre la penumbra se asomó la cilueta del “Donovan” Calderón quien con seguridad tomó el balón y envió venenoso dardo hacia la hoya del área del meta Azul. El balón surcó angustiosamente los aires del gigante de Xonaquita, cuando de repente salió de la nada Chango Morales para peinar furiosamente la esférica y dirigir el balón hacia la chumpeta de un defensor azul que a su vez cambió el curso del balón para que éste terminara incrustandose en la portería sin que el Cancerbero de Chealse lo pudiera evitar. Un nuevo alarido descendió desde la tribuna, las gradas se cimbraban con los saltos y los decibeles que los gritos de la hinchada alcanzaban. Goooooooooooooooool!!! gooooooooooooool!!! Chealse reinauguraba el juego en saque de media, si embargo el juez decretó el fin de la contienda y los hígados se aferraban a la vida y extendían su romance con los empates sabor victoria.

el Entrenador y los jugadores de Chealse, admitieron en las entrevistas, que tendrían que visitar a un psiquiatra para erradicar las pesadillas que sufren por lo que les ha tocado vivir cada vez que enfrentan a los HRFC.

En esta ocasión, a manera de crónica, compartiré esta buena rolita de La Guardia Hereje, la cual hace una descripción muy cercana al partido que jugamos contra Sindicato de Gasolineros y que perdimos con un engañoso marcador de 5-2, en gran parte, gracias al “señor Juez”… “los veníamos aguantando, con coraje, con bravura y usted cobra esta locura señor juez […] (También podría aplicar a aquel gol fantasma contra Chealse, sólo que aquella vez sí nos dio tiempo alcanzarlos). Awaaaaaaaaante Hígaaaaaaaados!

 

 

y se lo pueden bajar en MP3 por acá!
http://www.storage.to/get/cAYqrT60/08.No+es+posible+un+mundo+mejor+con+arbitros+bomberos.mp3

 

 

 

 

 

la crónica de hoy.

noviembre 10, 2009

Perdimos. No hay más. Esperaremos la revancha.