Anoche los HRFC hicieron la hombrada durante 15 minutos. Enfrente tenían a un equipo muy fuerte, rápido, que conoce la cancha y domina las particularidades del fut sala. Los Hepáticos se plantaron estóicos, presentando una ferrea estrategia defensiva. La quinteta reptante estuvo arriba del marcador durante más de 10 minutos y llegó a estar 2 tantos arriba. Sus adversarios por momentos desesperaban y se notaban desconcertados. Lamentablemente la escuadra Hepática sólo presentó 6 jugadores y el cansancio -implacable compañero de cancha- se manifestó . A lo anteriormente mencionado se sumó un error, colosal y vergonzoso, que Viernes Mugikov cometió y algunos otros descuidos que se tradujeron en un nuevo descalabro para los HRFC. Los Hepáticos siguen padeciendo la falta de gol, aunque anoche el Botas se despachó con tres, lo cuál es un buen augurio. En la rueda de prensa organizada al final del partido, los valientes jugadores que acudieron al encuentro manifestaron unánimemente el siguiente argumento: “Los Hígados jamás pretextan una derrota!!!!! seguiremos echando lámina y expulsando bofe. Las victorias vendrán en su momento. Al fin que estamos agarrando haaaaaarta condición. El empuje nunca desaparecerá, nos cae que ay la llevamos!!!”. Sin embargo, algunos jugadores admitieron, que dentro dentro de sus cabezas se escuchaba un susurro que decía: ¿Dónde están los demás compas? (algunas ausencias estaban justificadas) y dentro de alguno más sonaba un tremendo alarido que decía: ¿Dónde estás queridísimo Montooooyaaaaaaa?.

Anuncios